×

Las entidades financieras españolas volvieron a endurecer, durante el primer trimestre,  los criterios de concesión de préstamos a las sociedades no financieras y por tercera vez consecutiva, afectando fundamentalmente a las operaciones con pymes, ya que las realizadas con grandes empresas no habrían experimentado cambios.

Así se desprende de la Encuesta sobre Préstamos Bancarios (EPB) correspondiente a los tres primeros meses de 2021, elaborada por Álvaro Menéndez Pujadas y Maristela Mulino, de la Dirección General de Economía y Estadística del Banco de España.

Por vencimiento, se evidencia un cierto endurecimiento en las operaciones a largo plazo, en tanto que en las realizadas a un horizonte más corto no habría variaciones significativas.

El Banco de España señala que esta contracción de la oferta crediticia se debe principalmente al aumento de los riesgos percibidos, vinculado a las garantías solicitadas y al deterioro en las perspectivas tanto sobre la situación económica general como sobre la solvencia de prestatarios y de sectores concretos.

«A consecuencia de la crisis sanitaria, continúa la incertidumbre tanto sobre la situación económica general como sobre la solvencia de prestatarios y de sectores concretos», señalan los autores del artículo analítico, añadiendo que, en línea con el endurecimiento de los criterios, el porcentaje de solicitudes de fondos denegadas habría crecido.

Por su parte, las condiciones generales de las nuevas operaciones se habrían relajado ligeramente entre enero y marzo de 2021, y se habrían materializado en un descenso de los márgenes aplicados por algunos bancos en los préstamos ordinarios, que habría venido explicado por los menores costes de financiación de las entidades y la mayor disponibilidad de fondos.